Usted está en:
Mayo 7, 2020

La alimentación durante el embarazo: consejos para llevar una dieta saludable y balanceada

La alimentación durante el embarazo: consejos para llevar una dieta saludable y balanceada
¿Cuáles son los alimentos que aportan más vitaminas y minerales en el proceso de gestación? ¿Cuáles se deben restringir para evitar complicaciones? Aquí una serie de orientaciones para lograr una buena nutrición tanto para la madre como para el bebé.
La alimentación durante el embarazo: consejos para llevar una dieta saludable y balanceada
El embarazo es una etapa de grandes cambios: el crecimiento y desarrollo del bebé en el vientre implica para la madre requerimientos adicionales de energía y nutrientes a medida que avanza cada trimestre de gestación.
 
 Adicionalmente, se trata de una etapa en la que ocurren cambios hormonales que influyen sobre el metabolismo, los patrones de ganancia de peso varían e, incluso, es probable que la madre desarrolle “antojos” e inclinaciones por determinados alimentos.
 
Por eso, la buena alimentación se convierte en un factor crucial para la adecuada evolución del embarazo y para el bienestar y la salud tanto de la madre como de su bebé.
 
No se trata de “comer por dos”, como se cree erróneamente, sino “comer para dos”, es decir, llevar una dieta capaz de cubrir las necesidades nutricionales de la gestante y del bebé cumpliendo con una alimentación saludable, completa, equilibrada, variada, suficiente y adecuada.
 
Si esto no ocurre y la gestante no consume los alimentos saludables en la cantidad y con la calidad adecuada corre el riesgo de presentar malnutrición por déficit en la ingesta de nutrientes, lo que afecta gravemente su salud y, además, genera deficiencias en minerales esenciales para el desarrollo del feto como lo son el ácido fólico, hierro y el calcio, provocando bajo peso al nacer, entre otras dificultades.
 
 
En el caso opuesto, la gestante puede sufrir problemas de sobrepeso u obesidad por el consumo excesivo de alimentos de baja calidad nutricional como lo son aquellos que presentan un alto contenido de azúcares, sal y grasas pues incrementa la posibilidad de que la madre presente diabetes gestacional, presión arterial alta, preeclampsia, y enfermedades del corazón que, incluso, pueden llevar a la muerte.
 
“Alimentarse bien durante el embarazo es una de las mejores medidas que una madre puede tomar si quiere asegurarse de que su bebé se desarrolle bien y nazca sano”, asegura el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos.
 
Por su parte, las ‘Guías alimentarias basadas en alimentos para mujeres gestantes, madres en periodo de lactancia y niños y niñas menores de 2 años de Colombia’ del ICBF presentan 5 mensajes claves dirigidos a las mujeres gestantes:
 
 
  1. Por su salud y la de su bebé, consuma alimentos frescos, variados y naturales como lo indica el Plato saludable de la familia colombiana.
 
Este mensaje es importante, porque durante la gestación se debe consumir una alimentación fraccionada y a horas establecidas, lo cual significa distribuirla en 6 tiempos de comida: tres principales (desayuno, almuerzo y cena) y tres refrigerios: uno en la media mañana, otro en la tarde y el último, una hora antes de ir a dormir.
 
  1. Comparta y disfrute en compañía, alimentos tradicionales y saludables
 
El proceso de alimentación va más allá del acto de comer. Es importante tener la disponibilidad del tiempo suficiente para sentarse en familia en la mesa, compartir, intercambiar experiencias, educar, dialogar, consumiendo alimentos frescos y variados aprovechando la gran diversidad de alimentos tradicionales y saludables, propios del territorio.
 
  1. Por su salud y la de su bebé, no consuma comidas rápidas, productos de paquete, gaseosas, bebidas azucaradas y energizantes.
 
Recuerde que los productos de paquete (papas fritas, tajadas de plátano, hojuelas de maíz, entre otros) y las comidas rápidas (hamburguesas, perros calientes, pizzas, entre otros) tienen un alto contenido de sal, grasas trans y azúcares que son perjudiciales para su salud y la de su bebé. Por ello, evite su consumo durante la gestación.
 
También evite el consumo de productos como las gaseosas, bebidas energizantes y azucaradas (jugos, tés industrializados y bebidas lácteas saborizadas), ya que pueden favorecer la aparición de diabetes, sobrepeso y obesidad. Y no consuma bebidas alcohólicas durante la gestación.
 
  1. Para tener un embarazo saludable, reduzca el consumo de sal y evite carnes frías, salsas, caldos en cubo y sopas de sobre.
 
El consumo elevado de sodio se asocia con la aparición de hipertensión, riesgo de cardiopatía y accidentes cerebro vasculares.
 En la alimentación el sodio puede provenir de alimentos elaborados, ya sea por ser ricos en sal (platos preparados) o productos procesados y ultraprocesados (embutidos, productos de paquete, enlatados, conservas, entre otros).
  1. Asista a los controles prenatales desde que se entere que está embarazada, esto contribuye a su buen estado de salud y el de su bebé.
 
Es importante que durante la gestación asista mensualmente a los controles prenatales. Ya que podrán recibir orientación de los profesionales de la salud en cuanto a la selección y consumo de alimentos, la importancia de consumir suplementos de hierro, calcio y ácido fólico, realizar actividad física,  así como de monitorear la ganancia de peso durante el embarazo y los riesgos que puedan existir para su salud y la de su bebé.
 
¿Cómo debe ser entonces la alimentación durante el embarazo?
 
 
*Es fundamental incrementar el consumo de alimentos fuente de proteínas y hierro como las carnes (res, pollo, cerdo, pescado fresco) y vísceras (pajarilla, hígado, etc.), para prevenir la anemia y contribuir al crecimiento y desarrollo del bebé.
 
*Diariamente, se debe procurar consumir leche y sus derivados lácteos como el yogurt, el kumis y el queso fresco, por su alto contenido de proteínas y calcio que favorecen la formación del bebé y previenen la aparición de enfermedades como la osteoporosis en la madre. Es aconsejable preferir los productos lácteos bajos en grasas y evite la crema de leche.
 
*El huevo es fuente de proteína de alta calidad y es de bajo costo para la familia colombiana. Por tanto, se recomienda aumentar su consumo durante la gestación. Lo ideal es consumirlo en preparaciones que no requieran adición de grasas o aceites.
 
*Las leguminosas son fuente de proteínas de origen vegetal y fibra. Es indispensable aumentar el consumo de granos como el fríjol, el garbanzo, la alverja y las lentejas, combinadas con un cereal como el arroz para mejorar la calidad y la absorción de sus nutrientes.
Sin embargo, es mejor evitar mezclar la ingesta de leguminosas con lácteos ya que esto interfiere con la absorción del hierro en el organismo.
 
*El consumo diario de frutas, preferiblemente enteras, y de verduras, es lo posible crudas o cocinadas al vapor, es esencial para las madres gestantes. Estas contribuyen a la buena digestión y garantizan el aporte necesario de vitaminas, minerales y fibra tanto para el bebé como para la madre, esenciales para el crecimiento y el funcionamiento del organismo.
Lo aconsejable es elegir frutas y verduras de cosecha que son más económicas y se encuentran con mayor disponibilidad.
 
*En lo posible, se deben preferir las preparaciones guisadas, salteadas, a la plancha, asadas y al vapor en lugar de los fritos. Así mismo, se aconseja privilegiar el uso de condimentos naturales en lugar de saborizantes y colorantes artificiales como los cubos de caldo y disminuir el consumo de sal.