Usted está en:
Mayo 14, 2020

Mitos y realidades sobre la violencia intrafamiliar

Mitos y realidades sobre la violencia intrafamiliar
La violencia intrafamiliar es una problemática que ha afectado a la sociedad durante años pero que se acrecienta en tiempos de confinamiento.
Cómo saber si soy víctima de violencia intrafamiliar
Muchas de las formas en las que se presenta han sido normalizadas por la sociedad, lo que impide que las víctimas busquen ayuda a tiempo.
 
Conocer los mitos y realidades más comunes acerca de la violencia intrafamiliar puede ayudarte a identificar las formas silenciosas en las que se presenta y salvar vidas.
 
Mito: Si no deja una marca o herida grave, no es violencia
 
FALSO. Además de golpes y del uso de la fuerza física, la violencia intrafamiliar puede manifestarse a través del abuso psicológico, la violencia sexual, el acoso, el control sobre las decisiones, espacios, dinero o sobre los bienes, y la limitación del ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos.
 
Mito: Si sólo pasó una vez y no dolió mucho, no es grave
 
FALSO. Ningún tipo de violencia se debe minimizar o excusar. Todos tenemos derecho a sentirnos seguros y respetados en nuestros hogares. Además, las consecuencias de la violencia pueden no ser evidentes de inmediato, sino aparecer con el tiempo como afectaciones psicológicas o de salud, como el estrés o la depresión.
 
Mito: Quien haga las veces de jefe de hogar tiene derecho a ejercer violencia, porque es quien sostiene a la familia
 
FALSO. Los ingresos de una persona no pueden ser utilizados para justificar las violencias ni usados como mecanismo de control. Tampoco generan ningún sentido de propiedad sobre los miembros de la familia. Al contrario, estos reafirman la responsabilidad de garantizar el sustento y el bienestar del hogar.
 
Mito: Debo ser comprensivo y dejarlo pasar porque la persona agresora estaba en estado de embriaguez o tiene trastornos mentales
 
FALSO. Aunque el consumo de sustancias psicoactivas y los trastornos mentales son factores que pueden precipitar la violencia y alterar los comportamientos de las personas, ningún hecho de violencia debe ser minimizado, pues se corre el riesgo de que ocurra nuevamente y con consecuencias más graves. 
 
Mito: Mientras la situación ocurra entre adultos, los niños, niñas y adolescentes estarán bien
 
FALSO. Los niños, niñas y adolescentes que presencian hechos de violencia intrafamiliar contra otros miembros de su hogar sufren afectaciones psicológicas. Además, crecer en un entorno donde se presentan estas situaciones, los hace más propensos a ser violentos y a tomar decisiones que afecten su desarrollo integral.  
 
Mito: La violencia intrafamiliar es un asunto privado. Nadie puede interceder pues deben arreglarse entre ellos
 
FALSO. Buscar atención frente a situaciones de violencia intrafamiliar es necesario y puede salvar vidas. Hacer de nuestras casas los lugares más seguros requiere que conozcamos nuestros derechos y busquemos atención cuando estemos frente a amenazas o situaciones de vulneración.
 
Las Comisarías de Familia, entre otras entidades intersectoriales, están disponibles para brindar orientación y atención a las víctimas. Además, diferentes entidades del Gobierno Nacional tienen líneas de atención donde se puede informar, desde cualquier parte del país, acerca de casos de violencia intrafamiliar para recibir orientación profesional y atención.
 
Si eres víctima de violencia intrafamiliar no dudes en comunicarte a las líneas de atención:
 
- Línea Nacional 155 de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer

- Policía Nacional 123

- Línea Fiscalía General de la Nación 122, para presentar denuncias de violencia intrafamiliar, violencias basadas en género y violencia sexual.

- Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Línea Gratuita Nacional: 018000918080, y Línea de Protección a Niños Niñas y Adolescentes 141.  WhatsApp: 3202391685, 3208655450 y 3202391320.