Usted está en:
Mayo 5, 2022

¿Cómo saber si estoy promoviendo el trabajo infantil?

¿Cómo saber si estoy promoviendo el trabajo infantil?
El trabajo infantil es una violación a los derechos de niñas, niños y adolescentes que afecta su proceso de desarrollo y genera condiciones que vulneran el goce efectivo de sus derechos, los aleja de la escuela, espacios de recreación e incluso de sus familias. Además, los expone a riesgos que afectan su salud física, emocional y psicosocial.
¿Cómo saber si estoy promoviendo el trabajo infantil?

En Colombia la edad mínima para trabajar es 15 años. Los adolescentes mayores de esa edad y menores de 18 años pueden trabajar con autorización del inspector de trabajo o el ente territorial local, siempre y cuando la actividad que desarrollen no esté catalogada como nociva o peligrosa.

 

En Mis Manos Te Enseñan te presentamos algunas situaciones que son consideradas trabajo infantil para que sepas identificarlas y puedas reportarlas a tiempo:

 

Sí es trabajo infantil:

 

-       Andrea, de 9 años, realiza labores domésticas en su casa y cuida a sus hermanos todos los días, sin ir a la escuela y sin receso, mientras su papá y su mamá trabajan.

-       Jairo, de 16 años, realiza actividades de minería dos veces por semana, por $20.000 pesos diarios.

-       Carlos, de 11 años, trabaja en el taller de su tío de lunes a sábado, de 1 a 5 de la tarde.

-       María, de 14 años, recoge el café y ayuda con la preparación de los alimentos para los trabajadores de la finca de su papá, todos los días.

 

 

No es trabajo infantil:

 

-       Durante las vacaciones, Francisco, de 13 años, ayuda a su mamá en la zapatería familiar, poniendo los cordones y limpiando los zapatos, en las tardes.

-       Antes de ir a la escuela, Laura de 10 años, en compañía de su abuelo, ayuda a ordeñar las vacas tres veces por semana.

-       Los sábados en las tardes, después de su clase de patinaje, Juliana de 15 años, en compañía de su hermana de 22 años, colabora con la organización de su casa, ella es compensada con un dinero mensual.

-       Todos los días, Milena y Fabián, de 12 y 10 años, ayudan en su casa tendiendo su cama y lavando los platos después del desayuno y la cena, con la orientación de papá o mamá.

 

Es importante comprender que el trabajo infantil al ser un escenario de riesgo es la puerta de entrada a muchas otras violencias, por ejemplo: explotación sexual, alta permanencia en calle, vida en calle, trata de personas, reclutamiento, inclusive el consumo de sustancias.

 

Prevengamos este tipo de violencias contra las niñas, niños y adolescentes. Si conocen o sospechan de algún caso, comuníquenlo a la Línea 141 del ICBF.